"Para saber de amor, para aprenderle,
haber estado solo es necesario."

jueves, 16 de febrero de 2017

Sin ánimo de contrariar a los partidarios de San Valentín, este texto del fallecido Todorov me ha encantado, no por su originalidad, sino por lo bien qué dice una de esas ideas que flota en la nube cerebral de muchos.



El jardín imperfecto (fragmento)
" Una carencia: el amor se interpreta aquí como el deseo de un objeto ausente. El deseo está pues constituido por esta carencia; si se colma la carencia, el deseo muere, y el sujeto se siente frustrado en lugar de satisfecho. No puede resultar de otro modo: la singularidad del deseo se debe a que, al referirse a una persona antes que a una cosa, sólo puede ser vivido, y nunca cumplido, a diferencia de la necesidad que puede satisfacerse, o del voto, que puede realizarse. El sujeto ama al amor más que a su objeto; y, para hacerlo durar, está dispuesto, en última instancia, a mantener a ese objeto siempre alejado. Su deseo se alimenta de los rivales y de los celos que éstos suscitan; los obstáculos le resultan indispensables: una espada separa a Tristán e Isolda en la cama. La Albertine desaparecida es la única Albertine amable. Celebración de la ausencia, Eros culmina en la muerte, la ausencia por excelencia, que es su aliado secreto. "  


(Tomado de  http://www.epdlp.com/index.php)